DELINCUENCIA JUVENIL Y SU RAÍZ.



por: José Carlos Vargas Romero

La raíz de la violencia en toda sociedad, empieza con la educación brindada en el hogar, debido a la forma de como los padre educan a sus hijos.



Las autoridades encargadas de dictar medidas preventivas para contrarrestar la delincuencia juvenil, se han quedado cortas, para que el menor delincuente, que como el árbol que empieza a crecer torcido, se enderece adecuadamente.
No han faltado los estudios e investigaciones sobre tan delicado tema, sin que tengan concordancia con la responsabilidad que les cabe a los mayores por la delincuencia juvenil que debe ser analizada desde diferentes ángulos, empezando por sus hogares, sitios de residencia y establecimientos educativos.

No olvidemos que el menor delincuente empieza a formarse muchas veces desde sus propios hogares, puesto que son sus padres, hermanos o tíos, quienes les dan mal ejemplo o los han inducido por los caminos de la droga dicción y la prostitución.
Sobre tema tan delicado se han dictado leyes, decretos y resoluciones; formado asociaciones, fundaciones y hogares de paso, para los menores que por alguna circunstancia caen en la jurisdicción de la justicia penal, encuentren respuesta adecuada al laberinto en que se han metido.



Lastimosamente podemos decir que ninguna de estas medidas u organizaciones han surtido sus efectos positivos, muchas de ellas no pasan de ser meros sitios de reclusión, mas no de formación, puesto que no se les proporcionan los medios necesarios para construir un proyecto de vida, que les permita empezar su proceso de rehabilitación y de reinserción a la sociedad.



La delincuencia juvenil nos está asfixiando en todas sus modalidades. Por consiguiente, se requiere que los gobiernos nacional, regionales y locales, adapten medidas urgentes con el fin de contrarrestar tan terrible flagelo que prácticamente nos tiene acorralados,

son miles los hogares de diferentes estratos sociales que están padeciendo el drama de sus hijos recluidos en diferentes centros carcelarios del país por diferentes delitos, resaltando que los más perjudicados en estos casos son las familias de más bajo recursos económicos,

porque como dicen por ahí el dinero lo mueve todo y lamentablemente estamos en una sociedad que el que no tiene dinero no es nadie.

Actualmente los jóvenes están tomando la delantera vinculados a diferentes procesos penales, pero, lamentablemente sin ninguna garantía para que en el día de mañana salgan a reintegrarse a la sociedad y a desarrollar un proyecto de vida, que les permita continuar vinculados a la sociedad a la cual pertenecen.



Son cientos los jóvenes que permanecen esposados, o inmovilizados en centros de reclusión de paso, soportando toda clase de incomodidades, pasando hambre, frio y expuestos a contraer todo tipo de enfermedades, puesto que no existen las más mínimas garantías para mantenerlos en forma humana y decente. El numero de de niños y niñas y adolecentes que guardan prisión en los centros de corrección es preocupante. De un total de 462, el 64.07 por ciento es preventivo y el 35.93 es condenado



No olvidemos que los mayores son a veces los responsables de la delincuencia juvenil en todas sus modalidades, pero, lamentablemente no existen medidas efectivas para enfrentar este flagelo, siempre van por los facilismos, como es el de llevarlos a la cárcel, a pargar una condena, que la mayoría de las veces no entienden la magnitud del drama que están viviendo, puesto que, fue la misma familia, o sociedad, que por haberles negado una educación adecuada y una convivencia sana, los indujo al camino tenebroso de la delincuencia.



Mantener menores de edad en las cárceles, sitios de reclusión o de paso, en los momentos actuales, no es ninguna garantía para que en el día de mañana, salgan a continuar vinculados a la sociedad. Muchos de ellos, por resentimiento cogerán los caminos de la delincuencia para mayores y se irán en contra de las familias y la sociedad misma que les negó el derecho a ser ciudadanos de bien.



Valdría la pena hacer un diagnóstico social de lo que es la delincuencia juvenil en Republica Dominica, levantando un censo de estos jóvenes, en sus diferentes modalidades delictivas, con el fin de analizar los coeficientes sociales de desarrollo que puedan existir en cada uno de ellos, con el fin de formar grupos empresariales que les permita visualizar su proyecto de vida.



gregory perez

Share on Google Plus

Sobre Bryan Delmomento

Esta es una breve descripción en el bloque de autor sobre el autor. Modificarlo mediante la introducción de texto en el campo " Información biográfica " en el panel de administración de usuario

0 comentarios :

Publicar un comentario