El paso del PLD a una maquinaria electoral


La transición de cuadros, alta y minuciosamente formados a una maquinaria electoral implacable y efectiva le ha dejado frutos visibles al Partido de la Liberación Dominicana (PLD): cinco victorias en los últimos seis procesos electorales. Pero ha desgastado al partido como nunca, y le ha hecho vulnerable en disciplina, capítulo de su vida donde siempre fue reconocido.
Esa maquinaria electoral implacable se ha vuelto algo desorganizada, con episodios extrañísimos como la salida de una comisión organizadora de su convención bajo abucheos y por una puerta trasera.
Puede que esa larga cadena de éxitos haya opacado alguno de esos episodios de indisciplina, y también eclipsara la insatisfacción de una dirección media, obligada a postergar sus aspiraciones por los constantes reenvíos y extensiones de mandato de unas autoridades sembradas a comienzos de la década del año 2000.
“Desde el momento que se decide la masificación y se eliminan los Círculos de Estudios desaparece la formación política obligatoria, y se inicia un proceso permanente de pérdida de calidad política de los dirigentes del partido, sobre todo los nuevos miembros que ingresaron después de convertirnos en ‘partido de masas’ ”, reconoció la misma agrupación en su autoevaluación en el pasado Congreso Norge Botello.
Con esa orden de masificación el partido dio la espalda a sus círculos de estudio, el sello distintivo de la agrupación que formó cuadros políticos de primer nivel durante tres décadas, y la mejor guardián de la disciplina partidista que exhibían.
Al 2001 el Partido de la Liberación contaba con 33,000 miembros, a su salida del Gobierno y en plena reconfiguración. Hoy, 15 años después, exhiben a 2,678,927 miembros, un número tan alto que les imposibilita retomar la educación política en sus filas, dice Rubén Jiménez Bichara, miembro de su Comité Político, que sañala la falta de locales a nivel nacional para recibir esa cantidad de personas.
Prolongación
El estancamiento de los liderazgos morados se prueba al saber que los presidentes provinciales y municipales cumplirán 19 años en sus cargos en 2020, fecha en la que gracias al acuerdo entre los miembros del Comité Político, y sus cabezas Danilo Medina y Leonel Fernández, cesarían en sus funciones.
Esta dirigencia fue electa en sus cargos en el año 2001, cuando esa organización celebró su VI Congreso Profesor Juan Bosch, a la salida del PLD del Gobierno tras su derrota a manos de Hipólito Mejía y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).
La alta dirección del PLD (presidencia, secretaría general y mayoría de miembros del Comité Central), en cambio, está en sus posiciones dirigenciales desde 2005 y con esta ampliación llegaría hasta el último trimestre de 2020 en funciones, un mandato de dirección de 15 años corrido.
Una de las estrategias que ha utilizado el PLD para satisfacer las aspiraciones de sus dirigentes ha sido la de ampliar sus estructuras de mayor dirección, como el Comité Central, que pasó de 405 miembros en el año 2005 a las 635 personas que componen su matrícula hoy. También pasó en el Comité Político, que para ese congreso contaba con 22 miembros y ahora suman 35 integrantes.
El punto seis del pacto firmado por todos los miembros del Comité Político, a razón de la crisis Danilo-Leonel, acuerda impulsar la posposición del Congreso Nacional del PLD para el último trimestre del año 2020, que debió celebrarse en 2016. En este punto entra la elección de la matrícula de miembros del Comité Central, que fue por última vez a una renovación completa en 2005. La decisión se tomó como una salida a la crisis que vivía ese partido por los intentos reeleccionistas del presidente Medina y las aspiraciones de Fernández, presidente del PLD, ambos con intenciones de volver a ser candidatos presidenciales para los comicios del próximo 15 de mayo.
La dirección del PLD sometió un plebiscito en 2011 para preguntar a la militancia si le interesaba extender los mandatos de sus autoridades por cinco años. El proceso se llevó junto con la elección de la candidatura presidencial, ganada por Danilo Medina. La moción fue aprobada con más del 80% de los votos.
La elección más reciente de miembros del Comité Central se celebró en enero de 2014, correspondientes a nuevas plazas creadas en el organismo, y luego vino la elección de miembros del Comité Político, 10 nuevas plazas, también por ampliación. El añejamiento de las estructuras en el partido de gobierno se evidencia también con los presidentes de Comités Intermedios, las estructuras electorales por excelencia, donde recae la operación de las mesas electorales. Los presidentes electos para 2001, en el primer paso de su masificación, aun ostentan esas posiciones y nunca han tenido que ir a una elección para revalidar sus liderazgos. Y solo han escalado a esta categoría nuevas personas en función del crecimiento de un organismo madre.
Tras el VII Congreso Norge Botello de 2005, el PLD adoptó una modalidad poco convencional para renovar sus estructuras de base: ordenó a los Comités Intermedios que se multiplicaran en función del crecimiento de sus comités de base (15 comités de base es el mínimo que debe tener un Intermedio. Y cada comité de base debe tener entre 15 y 32 miembros).
Puntos pendientes:
La primera continuación de mandatos de los presidentes de Intermedios se produjo en 2005, cuando se quedaron en sus mismas funciones. Esta es una acción vista dentro del partido morado como un reconocimiento a la victoria que obtuvieron en el año 2004, cuando marcaron el récord de votos emitidos para una organización en la historia dominicana.
Claro, el premio también llegó para los miembros del Comité Político, que repitieron todos en sus cargos. No así los del Comité Central, que sí tuvieron que ir a una elección para ser renovados.
El punto catorce del acuerdo entre Danilo Medina y Leonel Fernández, que fue firmado por todos los miembros del CP, y que les encarriló a salir de la que, aparentemente, ha sido su peor crisis, señala la necesidad de apoderar a las instancias “orgánicas correspondientes cuando procediere para la ejecución y puesta en práctica de algunas acciones señaladas en el presente documento (Comité Central, Congreso Elector, Plebiscito Partidario)”.
 Votación en 1978
El PLD debuta en el escenario electoral dominicano al sacar 1.11% de los votos válidos emitidos. Fueron 18,375 sufragios que marcaron el comienzo de esta agrupación. +
Sufragios en 2012
Esta votación no incluye a los partidos que les acompañaron como aliados, con los que la preferencia por su propuesta presidencial llegó a la cifra de 2,323,463 votos.

listin diario 


Share on Google Plus

Sobre Bryan Delmomento

Esta es una breve descripción en el bloque de autor sobre el autor. Modificarlo mediante la introducción de texto en el campo " Información biográfica " en el panel de administración de usuario

0 comentarios :

Publicar un comentario